Síguenos en Twitter @carnavalmalaga

¡Itia, Iti-itia, itia... saca el cocodrilo a pasear!

Lun, 31/01/2011 - 21:11 -- David Delfin

Murga ejemplar. Recordemos la puesta en escena: un grupo de peregrinos (rocieros con Simpecao incluido) del África subsahariana llegan (después de miles de kilómetros) hasta la aldea en Almonte… “ Salimos el 16 de Enero, por eso estoy algo cansao; salimos el 16 de enero, ¡Ay!, cómo no voy a estar cansao; si fue en enero del año pasao. Tú llegas al Rocío para cantarle, tú llegas al Rocío para rezarle, tú llegas por tradición, tú llegas por devoción… y yo llego pa’ acostarme”. Y con solo una imagen y escuchar la presentación comprendemos qué clase de humor se pretende sobre una temática delicada (que tiene ver con las creencias religiosas): situar a un personaje irreal en un contexto conocido y por cuyas expresiones y comportamientos se logra realizar una sátira (en este caso del ambiente rociero) vista por un peregrino subsahariano, logrando una confrontación y quizá una provocación con la realidad, que a la postre, será muy carnavalesca; y cuya mejor muestra es el popurrí final.

Seguramente, Alberto Zumaquero (gran rociero según me cuentan) ni lo había pensado –a pesar de su notable don creativo–, pero en el mundo antiguo, o en el Renacimiento, o en el mundo más cercano de los personajes de las novelas de García Márquez; los dos elementos básicos que él alterna para su murga Asociación Rociera Mandelita Colorá: la risa (un poco tonta) y el gran espíritu de libertad que da a su personaje para que nos cuente (en este caso) el submundo de El Rocío, resultan definitivos para que un lector de García Márquez o un carnavalero ante esta murga, reciba una denuncia (nunca radical) de un determinado mundo casi sin advertirlo. Lo que en plena de crisis de valores de todo tipo como la que existe en la sociedad de la modernidad y la híper comunicación de hoy, resulta un logro carnavalesco de primer orden. “Venimos desde Zimbabwe, buscando una ermita blanca, con una Blanca Paloma… ¡y el que la coja que se la coma!”.

Como escribiera García Márquez en su novela “La mala hora”: Si alguna vez escribiera esto, nadie me lo creería… Si tienen oportunidad de leer, o mejor, visionar este popurrí quizá lleguen a la misma conclusión que yo: este rociero subsahariano no es un bobo que nos hace reír, es un personaje que nos revela un mundo con sus certeza y falsedades, y logra además hacernos pensar. Que no es poco.

¡Ah de los popurrís convertidos en crónicas absolutas del personaje, el contexto actual, y el tema elegidos! como el que ahora transcribo para lección de todo aquel nuevo autor que desee iniciarse en el género. Para leer y visionar detenidamente:

¡¡¡Zimbabweñooooos!!!
¡¡¡Que sale la hermandad!!!
Mmmm…mmmm…mmmm…mmmm
Ya se marcha mi hermandad rumbera, que no hay ni una tribu rociera,
(mmmm…mmmm…mmmm...mmmm)
ya se marcha mi hermandad rumbera, que no hay ni una tribu rociera,
(mmmm…mmmm…mmmm...mmmm)
ya se marcha mi hermandad rumbera, que no hay ni una tribu rociera,
(mmmm…mmmm…mmmm...mmmm)
ya se marcha mi hermandad rumbera, que no hay ni una tribu rociera.

Ya se pone en marcha, mi hermandad rumbera,
que no hay en el mundo ni una tribu rociera.

Cuando salió la hermandad, allí fue Zimbabwe entera,
también vino Zapatero, el Papa y Nelson Mandela,
bienvenido Zapatero y bienvenido Mandela,
pero no traerme al Papa y traerme papa con habichuelas.

Ya se pone en marcha, mi hermandad rumbera,
que no hay en el mundo ni una tribu rociera.

Había que escuchar al Papa, no quedaba otro remedio
y mi suegra aquella tarde no pudo ver Juan y Medio,
estaba tan enfadada que pegando un salto al vuelo,
cuando iba por el pasillo atrincó al Papa y lo tiró al suelo.

Ya se pone en marcha, mi hermandad rumbera,
que no hay en el mundo ni una tribu rociera.
Ya se pone en marcha, mi hermandad rumbera,
que no hay en el mundo ni una tribu rociera.

Me fui a hacer un tatuaje de la Virgen del Rocío,
yo me senté en el banquillo, me hizo ¡angr angr angr angr angr!
y tanto me había dolío, que en diecinueve ocasiones
yo había perdío el sentío.

Me chorreaba la sangre y a las dos horas y media
ya estaba yo moribundo,
pero pensando pa’ dentro : “¡Via’ vacilá con to’ el mundo!

Después de to’ el sufrimiento, me dice el hijo de puta,
que yo era tan renegrío,
que apenas se ve la cara de la Virgen del Rocio.

Andando…,
me paso el día andando,
a veces duermo, pero andando, vengo andando sin parar.

Andando…,
desde Zimbabwe andando,
a veces meo, pero andando, vengo andando sin parar.

Somos machotes, no nos quejamos,
de andar en la selva me he acostumbrado,
pero en nuestra hermandad
hay un mariquita que lo pasa fatal…

“Me duele la cabeza, me duele el pie, me duele la tibia y el peroné, me duele la cadera, me duele el esternón”…
¡Pero el culo no te duele, so’ peazo maricón!

Mmm… se pasa el día mmm…

Llegando’ al río Quema, nos bautizamos tos’, es tradición.
Allí llega un gachón, es tradición.
Nos pone nombre a to’s, es tradición.
Es tradición, es tradición es tradición.

Tu “Negro Marismeño”, tu “Rumbero Amarrón” y aquellos dos “Mogambos del Camino” y estos dos “Oscuros de los Pinos”, pero no, no estamos to’s, no estamos to’s, no estamos to’s.

Yo creo que aquí falta uno y no es cachondeo y no es cachondeo,
ahora a ver dónde cojones se ha metío el Pigmeo, se ha metío el Pigmeo,
por más que busco y que rebusco, yo es que no lo veo, yo es que no lo veo.
………….
Como “Polvo del Camino” está mu’ visto ya…
“Medio Polvo del Camino” te vamos a llamar,
te vamos a llamar, te vamos a llamar, te vamos a llamar.

Como me alegra primito hermano,
como me alegra primito hermano,
como me alegra…
comer jamón serrano de ¡pata cebra!

Siempre que estoy en mi casa del Rocío el mismo plan,
alguien se me cuela dentro pa’ robar,
se me meten en el porche y se ‘jartan’ de cagar,
to’ pa’ ponerme más negro que estoy ya.

Les da igual que yo haya puesto cuatro cámaras colgás,
me han robao el simpecao y el sofá,
pero ya el cachondeito va a acabarse mire usted,
porque dentro de la casa voy a meter…
tigres, leones… ¡y a ver quién va a echarme a mi cojones!

Esta olla es del brujo que traemos en la hermandad,
pero todo lo que hace luego no sirve pa’ na’.

Contra el mal de ojo… ¡no sirve!,
para el mal de amores… ¡no sirve!,
contra los fantasmas… ¡no sirve!,
pa’ aliviar los picores… ¡no sirve!

Y seguro que tu piensas, si es tan malo, esta olla ¿porqué no la habremos tirao?
Porque luego el hijo puta hace unas berzas del carao.

Alguien se muere en el agua,
cuando le muerde un caimán,
¡Ay!

Ya casi llegaba el fin de la romería,
es justo el momento en el que la Virgen salía,
llegando a la ermita yá, pensaba en la reja
y yo convencío que tenía que saltar.

Entro pa’ dentro de la ermita
y esta abarrotaita,
to’s con la cara colorá.
Y aunque dijeron que no dejan
que otros salten la reja
po’ yo quisé probá.

Cuando intenté saltar la reja se escuchaba:

(“¡El negro no puede, el negro no puede!”)

Yo por cojones!! Y allí solo se escuchaba:

(“¡El negro no puede, no puede zartá!”)

Me dijo un niño con su cara de manúo:

(“¡El negro no puede, el negro no puede!”)

Y en una esquina lo cogí y lo puse púo
y el hijo de puta , empieza chillar:

“¡¡Mami, el negro esta rabiozo
y la pagao conmigo,
ve y dizelo tu ar Papa!!”.

Me pego el cateto cuatro collejas
y al final no quise saltar la reeejaaaa.

Virgencita del alma querida, una cosa te quiero pedir,
para Mayo del año que viene,…
por favor… ven a verme tu allí.

Que ya se marcha mi hermandad
de la aldea del Rocío.
Que ya tenemos que volver
por donde mismo hemos venío.

Pero te puedo asegurar
que para el camino de vuelta,
yo ya no doy ni un paso más,
yo cojo un taxi aquí en la puerta.

Y aunque dejé ‘marcás’ mis huellas
por esos caminos de Dios,
yo prefiero dejarlas marcadas en tu corazón.

Que yo no me quisiera ir,
(Al Rocío yo quiero volver…)
porque me sobran motivos,
(…con un olé…)
para querer quedarme aquí
y compartirlos contigo.

Que yo no me quiero marchar,
(Al Rocío yo quiero volver…)
que aqui tengo a mis amigos,
(…con un olé…)

si te gusto nuestra hermandad,
si te gusto nuestra hermandad,
vente otro año conmigo.

Murga ASOCIACIÓN ROCIERA “MANDELITA COLORÁ”, 2010. Autor: Alberto Zumaquero.

Fotografía: Juambe Cobos
http://juambe.blogspot.com

Murga, Asociación Rociera Mandelita Colorá. 3/3 Gran Final Carnaval de Málaga 2010

Requisitos
Requiere Android 4.1 o superior. WiFi, Edge, o 3G.

Requisitos
Compatible con iPhone e iPod touch. Requiere iPhone OS 7.0 o posterior. WiFi, Edge, or 3G.

Carnavaleando

Carlos Murante es el regidor que ha evolucionado la comunicación de las agrupaciones de canto al espectador durante el concurso de coplas con la realización de presentaciones en video proyectadas antes de la actuación

Orden de actuación de la final del concuros de coplas que se celebrará en el Teatro Cervantes.

La obra de Pablo Flores, presentada en el Gourmet Experience de El Corte Inglés, repasa la historia de la fiesta y une a todos los actores bajo una simbología compartida

Y el carnaval regresó a una de las casas por las que ha transitado a lo largo de sus constantes vicisitudes: el Gran Hotel Miramar.

En la localidad italiana de Ivrea, en Piamonte, el carnaval no destaca por sus disfraces o sus carrozas, sino por su batalla campal de naranjas: Battaglia delle Arance, que representa una histórica revolución popular contra los franceses ocurrida

El Carnaval de Binche es un patrimonio vivo y excepcional, un evento popular, humano y social. Ha sido reconocida como "Obra maestra del patrimonio oral e inmaterial de la humanidad" por la UNESCO en 2003.