Síguenos en Twitter @carnavalmalaga

La voz de mi pueblo..., siempre que llegue febrero.

Mar, 12/02/2013 - 21:14 -- David Delfin

La copla carnavalesca es un fenómeno cultural y social, ya que en este medio de expresión confluyen quienes escriben la letra y la partitura, los intérpretes, los escuchantes (con capacidad de participar, recrear, y a su vez: opinar), y quienes son objeto de las coplas: los protagonistas de un suceso o noticia, el tono empleado para contarla, el ámbito en el que se desarrolla, etcétera. Y es precisamente por ser un fenómeno cultural y social por el que tiene su historia. Un comienzo, que en el caso de esta comparsa de Alhaurín el Grande, es una herencia aprendida que se sitúa en los primeros años ochenta cuando nuestra provincia comenzaba la recuperación de la fiesta de febrero, consecuencia de una decisión popular con la que autores e intérpretes, podían argumentar con coplas su identidad personal y colectiva bajo las posibilidades de lo carnavalesco, al principio como una tradición, y hoy, como una cultura que permite la memoria, interpretar el presente, y prever el futuro.

Antes que autor, un coplero es siempre un observador, un aprendiz con afán de alcanzar un discurso propio. Y cuando Dede Cortés, Juani Serrano y el grupo comienzan esta andadura, es muy probable que en sus retinas estén los ecos de los cantes populares y los ecos del carnaval en Alhaurín: Mis Terrores Favoritos de aquellos pioneros de la fiesta y posterior comparsa que marcarían una época en toda la provincia de la mano de Salvador García, Ignacio López Soriano y el maestro Serón Angulo; la murga y la comparsa de los hermanos Rengel (ay, José Manuel, cuánta tristeza), Nacho Garrido y Juani Serrano; la murga de Trini Martínez López, la comparsa de Fran Albarracín...; unas imágenes y enseñanzas sobre las que esta comparsa construirá su estructura de coplas desde 2003 con La Cárcel Vieja y hasta hoy.

Un largo cuaderno de coplas en suma, que observado en su conjunto, fluye a mitad de camino entre la nostalgia por mostrar una identidad local y el reto de hallar nuevas formas para la comparsa. Un viaje en el que sus autores han ido construyendo además de una memoria, una emoción edificada con la reflexión, la risa, la nostalgia, el temor por el futuro, la preocupación, la identidad malagueña y alhaurina, propuestas ciudadanas, etcétera; y que son comprobables en el centenar de pasodobles y cuplés que suma en sus libretos. Un mundo de referencias cantadas bajo distintos disfraces y que constituyen un espacio cultural, social, útil para quienes deseen conocer la evolución del carnaval en nuestra provincia, y por tanto, conocer mejor a los festejantes de este tiempo que nos ha tocado vivir.

De tal forma que la trayectoria de esta comparsa de Alhaurín el Grande en la última década, nos ayuda a comprender la evolución de la modalidad en Málaga y el afán de determinados autores por hallar nuevas posibilidades de expresión. La técnica musical y letrística, y, la convencionalidad histórica en toda Andalucía para abordar un tema desde la comparsa, han sido un lastre para cualquier innovación; todo lo contrario que en la murga, que con el humor como eje, hoy parodia la realidad no contándola en tercera persona, sino mostrándola según sea el personaje y el disfraz elegido. Y es, partiendo de una gran calidad en lo formal: letra, música e instrumentación, dirección, interpretación y voces, y, decorados..., como esta comparsa ha acentuado en la teatralidad (evolución sobre la escena), y en el personaje (un ser novelado que tiene una historia que contar), su manera de ahondar en nuevas posibilidades para la modalidad.

Luego observadas en su conjunto las ocho comparsas, nos permite verificar estas aportaciones más significativas: en el mago de Por Arte de Magia (2008) cuyo personaje se muestra primero como aprendiz y acaba el repertorio doctorándose, mientras entre coplas y juegos de magia (reales y metafóricos), el personaje adquiere conciencia sobre las coplas que interpreta: presentación-estribillo (evolución), y, popurrí (desenlace). Y en el caso de los viajeros (De Vuelta al Mundo, 2011) el tratamiento es muy similar: nos importa tanto lo que se cuenta, como quien lo está contando y su visión del mundo (geográfico, costumbres, temores, alegrías...) de tal forma que el personaje final acaba por mostrarse transformado por todo lo aprendido durante su largo periplo iniciático. Y con ello, el autor no solo consigue expresarse por boca del personaje, sino que acaba distanciándose de él, otorgándole una -por así decirlo- conciencia propia. Un aspecto muy destacable en el contexto del carnaval andaluz, en la que prevalece la voz del autor frente a la del personaje o tema elegido.

Ahora bien, estas dos comparsas, no habrían sido posibles sin la voz del carcelero angustiado y con afán de justicia de La Cárcel Vieja (2003); un personaje, que evolucionado, tiene su continuidad en el maestro constructor de La Catedral de 2012, si bien éste ya no pretende el castigo, sino la recreación posible de un entorno (simbolizado por la construcción durante la puesta en escena de una catedral); no pretende observar y denunciar lo que ve, sino que se siente capacitado para construir y cambiar la realidad, casi como un deber: Recibí un encargo de mi conciencia. Del mismo modo que las comparsas La Hacienda (2004), y, Fuente Lucena (2007) suponen un recorrido sentimental por la memoria heredada que vive en nuestras costumbres y tradiciones, por la cultura compartida entre padres e hijos durante la infancia (un barrio, un pueblo, un entorno...) y que tanto influyen en lo que acabamos siendo como personas; unos personajes locales, más el mercader llegado a Málaga desde ultramar de la comparsa La Mercancía (2006), que evolucionados, tienen su cénit en el noble caballero de De Vuelta al Mundo, quien alcanzará una visión más global y también la consciencia necesaria (al igual que proclama el mercader de La Mercancía en el estribillo: ...las mejores mercancías las traigo casi regaladas, ya te lo he dicho mil veces, el cariño que te tengo, ni se compra ni se vende) para saber apreciar y regresar a sus orígenes: Se dice que un viajero no descansa, hasta que no llega a su hogar, a su casa; y que un hogar es un principio y final del camino...

Aspectos muy similares podemos encontrar también en la comparsa Los Niños Perdidos (2005) y Por Arte de Magia (2008). En la primera están los primeros atisbos con los que el autor pretender construir su mundo de coplas, sus anhelos y preocupaciones, y la necesidad que tenemos todos de expresar nuestro mundo imaginario e ideal que forjamos casi sin darnos cuenta desde que nacemos: Aunque no lo veas, está ahí...; frente al mago, ya adulto, que toma conciencia de la realidad y al mismo tiempo se siente capacitado para cambiarla: No le den más vueltas que aquí todo sucedió, como por arte de magia...

El carnaval cantado andaluz es una cultura que ha alcanzado el siglo XXI mostrándose útil como un medio de expresión de autores e intérpretes, y a menudo, reforzado por los festejantes que asumen estas coplas y mensajes como propios, permitiendo así comprender mejor nuestro modo de vida y nuestra forma de pensar en el tiempo y la sociedad actuales. Las coplas han sido siempre una forma de respuesta del pueblo a lo largo de la historia, lo que en el caso del carnaval, adquieren una categoría especial al conjugar realidad y utopía, reflexión y risa, emoción y conocimiento de lo que somos y de nuestras aspiraciones: Recibí un encargo de mi conciencia, de construir una catedral, que copla a copla se hiciera, con un órgano celestial, que fuera la voz de mi pueblo, y que entone sus cantes y sus melodías, siempre que llegue febrero. Que así sea, siempre.

NOTA. Texto publicado en la revista-libreto CARNAVALEANDO, de la comparsa de Alhaurín LOS FOTÓGRAFOS. Fotografía: Peplu Ramon y yo mismo junto a algunos integrantes de la comparsa durante la presentación de la revista el 3 de febrero en la Biblioteca pública de Alhaurín el Grande.

Requisitos
Requiere Android 4.1 o superior. WiFi, Edge, o 3G.

Requisitos
Compatible con iPhone e iPod touch. Requiere iPhone OS 7.0 o posterior. WiFi, Edge, or 3G.

Carnavaleando

Carlos Murante es el regidor que ha evolucionado la comunicación de las agrupaciones de canto al espectador durante el concurso de coplas con la realización de presentaciones en video proyectadas antes de la actuación

Orden de actuación de la final del concuros de coplas que se celebrará en el Teatro Cervantes.

La obra de Pablo Flores, presentada en el Gourmet Experience de El Corte Inglés, repasa la historia de la fiesta y une a todos los actores bajo una simbología compartida

Y el carnaval regresó a una de las casas por las que ha transitado a lo largo de sus constantes vicisitudes: el Gran Hotel Miramar.

En la localidad italiana de Ivrea, en Piamonte, el carnaval no destaca por sus disfraces o sus carrozas, sino por su batalla campal de naranjas: Battaglia delle Arance, que representa una histórica revolución popular contra los franceses ocurrida

El Carnaval de Binche es un patrimonio vivo y excepcional, un evento popular, humano y social. Ha sido reconocida como "Obra maestra del patrimonio oral e inmaterial de la humanidad" por la UNESCO en 2003.