Síguenos en Twitter @carnavalmalaga

Las fiestas de máscaras, Málaga 1750-1850

Sáb, 29/09/2012 - 10:49 -- David Delfin

Las celebraciones carnavalesca en la Málaga del siglo XVIII y primera mitad del XIX, estuvieron condicionadas por la espontaneidad popular de las clases obreras, y con el alza de la burguesía local, el desarrollo de unas formas acordes a su estatus social. El cronista americano, Francis Carter, recoge en su libro Viaje de Gibraltar a Málaga publicado en 1772 la transformación que vivía la ciudad durante aquellas celebraciones y cómo nuestros conciudadanos de entonces cambiaban los negros y oscuros ropajes por los disfraces más coloristas realizados con telas llegadas Italia y Francia; subrayando esa destacada fuerza popular del carnaval en la calles, probablemente muy vigilado entre autorizaciones gubernativas, y, los bailes de máscaras organizados en el interior del Teatro Principal (inaugurado el 12 Noviembre de 1793 y cerrado en 1968) de forma exclusiva y previo pago de unas decenas de reales.

Ahora bien, también será en este período cuando el carnaval, entendido como fiesta popular, sirva de medio de expresión para la celebración de acontecimientos de relevancia, inaugurando así un concepto moderno (contemporáneo) que perdura hasta nuestros días, y que facilitará la mayor renovación en muchos siglos: el de un carnaval entendido como cultura. El carnaval durante este período evoluciona hacia formas menos trasgresoras, convirtiéndose en una fiesta más influida por la burguesía y por tanto más domesticada, siendo además una etapa en la que la actividad social y cultural malagueña que se verá enriquecida con el nacimiento de las primeras sociedades corales y, que en su evolución a lo largo de los años, se entrecruzarían con la celebraciones carnavalescas.

Las formas del carnaval (estética, música-letra, teatralización) ya no son útiles solamente para transgredir las normas sociales, sino que permite ocupar otros espacios ciudadanos. A principios de 1789 y con motivo de la coronación del Rey Carlos IV, una comparsa del gremio de cordoneros además de interpretar himnos alusivos a las virtudes del monarca, se permitiría la licencia de cantar uno dedicado al dios Baco con un tono más irónico y divertido. En junio de 1833, y con motivo de los festejos organizados en Málaga con motivo de la proclamación de la futura Isabel II como Princesa de Asturias, se autoriza "el uso general de máscaras" y la organización de bailes en las plazas céntricas de la ciudad (Constitución y La Merced), y en el Teatro Principal. En 1857, esta vez con oportunidad del nacimiento del príncipe Alfonso (futuro Alfonso XII) se permitió "al público" durante la Pascua de Navidad la diversión con la utilización de máscaras...

Luego es en este amplio período de entre los siglos XVIII y XIX en Málaga donde el carnaval iniciará una formas carnavalescas nuevas que condicionarán el futuro, y cuyo mayor rango será la apropiación de la fiesta por parte de la burguesía adaptándola a su estatus, mientras las clases más populares, verán en el carnaval un modo de expresión y reivindicación social.

Málaga siglo XVIII

Requisitos
Requiere Android 4.1 o superior. WiFi, Edge, o 3G.

Requisitos
Compatible con iPhone e iPod touch. Requiere iPhone OS 7.0 o posterior. WiFi, Edge, or 3G.

Carnavaleando

Carlos Murante es el regidor que ha evolucionado la comunicación de las agrupaciones de canto al espectador durante el concurso de coplas con la realización de presentaciones en video proyectadas antes de la actuación

Orden de actuación de la final del concuros de coplas que se celebrará en el Teatro Cervantes.

La obra de Pablo Flores, presentada en el Gourmet Experience de El Corte Inglés, repasa la historia de la fiesta y une a todos los actores bajo una simbología compartida

Y el carnaval regresó a una de las casas por las que ha transitado a lo largo de sus constantes vicisitudes: el Gran Hotel Miramar.

En la localidad italiana de Ivrea, en Piamonte, el carnaval no destaca por sus disfraces o sus carrozas, sino por su batalla campal de naranjas: Battaglia delle Arance, que representa una histórica revolución popular contra los franceses ocurrida

El Carnaval de Binche es un patrimonio vivo y excepcional, un evento popular, humano y social. Ha sido reconocida como "Obra maestra del patrimonio oral e inmaterial de la humanidad" por la UNESCO en 2003.